¿Vacunas URBI ET ORBI o la mano invisible a escala global?